6 ene. 2012

Columnas (1)

Y los Reyes Magos de la portada de Esquitx me llevan a un motivo recurrente en mi trabajo durante unos cuantos años: las "columnas de personajes". No sé de dónde salió la idea. Seguramente porque soy catalán y desde pequeño he convivido con esas espectaculares torres humanas llamadas castellers. Creo que uno de los primeros dibujos que hice en esta onda fueron las cubiertas, lomo y solapas del libro Plagio de encantes, publicado por Ed. Sins entido en 2001, donde varios dibujantes interpretaban en clave de cómic los poemas de Jesús Cuadrado. Aquí tenéis el desarrollo gráfico del trabajo.





A recurring theme in my work for some years has been the "character's columns". I don't know where this idea came from. Probably because, being catalan, since a kid I've known those spectacular human towers called castellers. One of the first drawings I did on this subject was the design of covers, spine and flaps for Plagio de encantes, a book published by Ed. Sins entido in 2001, where some artists translated Jesús Cuadrado's poems into comics form. Here's the graphic development of this work.

4 comentarios:

  1. Es interesante ver como modificas algunas cosas de tus bocetos a tus trabajos finales. También esos personajillos encaramados unos a otros y el universo personal con el que los rodeas.
    Por otro lado ya hace algún tiempo que no veo personajes haciendo castells...

    ResponderEliminar
  2. Bueno, uno tiene una idea que puede tener recorrido suficiente para explotarla durante cierto tiempo, pero llegado al punto en que amenaza con convertirse en simple fórmula repetitiva, conviene ir a por otra.

    ResponderEliminar
  3. ¿Pero la tipografía del título entonces también está hecha a mano? Es que está perfecta

    ResponderEliminar
  4. Sí, casi siempre hago las tipografías a mano en mis carteles y portadas. Lleva mucho curro, pero vale la pena. Es que la rotulación y el diseño de tipos son artes que no deberían perderse a causa de las fuentes digitales... Y me enrrolla mucho. Además, los maestros (Crumb, Hergé, y muy especialmente en esto Swarte y Ever Meulen) siempre han titulado a mano, y eso se nota, hace que todo, letras y dibujo, posean la misma y genuina personalidad. Ya sé que suena excesivamente romántico dedicar tanto trabajo a unas letras que muy probablemente solo se usarán una vez, pero en fin, es un valor añadido a la obra y yo lo disfruto, y pienso que el lector también. Lo único malo es que a veces salen tan bien que no se nota que están hechas a mano... hum, creo que a partir de ahora buscaré dejar imperfecciones visibles, ja ja!

    ResponderEliminar