11 ene. 2012

Columnas (7)

Un cartel de 2003 para el Festival de la Palabra de Alcalá de Henares, del que estoy especialmente contento. Me di una vuelta por allí, aún sin ideas, y saqué fotos de la ciudad. Me impresionó la cantidad de cigüeñas que hay. En el viaje de vuelta di con la idea de las distintas tipografías de la letra a para representar la palabra escrita, la palabra impresa y la palabra digital. El tipo de arriba representa, claro, la palabra oral. La propia arquitectura de la plaza me sugirió poner rostro a los edificios. Hay ocho cigüeñas, igual que hay ocho remates de edificio en aguja, y veinticuatro personajes (tres veces ocho). Ya véis, soy aficionado a esconder cosas de estas en mis dibujos. 




A 2003 poster for the Festival de la Palabra in Alcalá de Henares, which I'm specially happy with. I went there and took photos of the town. I was impressed by how many storks there are. Coming back home I came up with the idea of different typographies of the letter a to represent the written word, the printed word and the digital word. The man on top stands for, of course, the spoken word. The architecture in Alcalá main square suggested me to draw faces in the buildings. There are eight storks, as well as eight buildings ending in a needle, and twenty-four characters (three times eight). As you can see I'm fond of hiding this kind of things in my drawings.

4 comentarios:

  1. Este cartel y el de "Un Libro un Amigo"(aquel de un niño leyendo un libro en una azotea o tejado) son dos de mis carteles preferidos, Max.
    Superchulisimo, positivista y genial. También recuerdo otro que leí se llama "Equilibrio Perfecto"(también con encaramados)...

    ResponderEliminar
  2. Gorgeous! I only wish you had more books translated in English.

    ResponderEliminar
  3. Un pedazo de cartel como hay pocos. Y desvelando intenciones se multiplica el placer.

    ResponderEliminar
  4. La precisión numérica y la proporción le da al dibujo una extraña coherencia que uno no sabe en qué radica, hasta que lo dices. Me extrañaba la profusión de cigüeñas (otro hubiera dibujado tres o cuatro, y vale, y con siete u ocho viandantes ya iba bien la cosa). Pero esa abundancia de personajes, cada uno en una actitud muy personal y diferente, no abigarra el conjunto, sino que lo anima y lo enriquece. Los grandes sois grandes por algo. Acabas de enseñar al que no sabe.

    ResponderEliminar