6 abr. 2012

Quijote (y 4)

Y ésta es la última de las cinco páginas que hice en 2005 para el álbum colectivo Lanza en astillero (Ed. Sins entido), adaptando bastante fielmente el capítulo XXVI del Quijote, en el que el hidalgo, enloquecido de amor, vaga en soledad por Sierra Morena haciendo toda clase de tonterías. Elegí este capítulo porque me parece de los más divertidos, pero también por una razón bastante más prosaica, y es que no sale Rocinante y así me ahorraba la siempre engorrosa tarea de dibujar caballos.

This is the last of the 5 pages I did for the collective book Lanza en astillero (Ed. Sins entido, 2005), adapting quite faithfully the chapter XXVI of Don Quixote, where the man, madly in love, wanders alone around Sierra Morena doing all kinds of stupid things. I chose this chapter because I find it quite funny, but also for a more prosaic reason: Rocinante, the horse, doesn't show up in this chapter, so I could skip the always overwhelming task of drawing horses.

4 comentarios:

  1. Dibujar caballos...Si que es cierto que un animal tan atractivo de dibujar sea tan follonero...de dibujar. Estaría bien que ilustraras El Quijote entero.

    ResponderEliminar
  2. Creo que el hombre angustiado por la naturaleza que lo rodea es un tema recurrente en toda tu obra (y en la literatura universal...) Además caballos tuyos hemos visto muchos, desde el "Un perro..." que editó Mediavaca hasta tus tus revisiones de "la pesadilla" de Füssli que aparecieron en Hipnotopia y Bardín y nunca me parecieron esquivos o perezosos.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con los dos comentarios anteriores y añado que no solo si dibujas bien los caballos(para mi gusto) sino que ademas lo haces de manera que parezcan graciosos.No entiendo tu reticencia a procurar evitar dibujarlos. Y bueno tras ver tu historia completa en el álbum colectivo "Lanza en astillero". Pues yo alucinaría en colores si viese un capítulo mas de esa archiconocida obra de Cervantes ilustrado por tu aleccionada y valiosa mano.Comprendo que todo el Quijote ya rozaría la tortura física. El solo hecho de intentar leerlo, a mi me castiga las pupilas...je je je

    ResponderEliminar
  4. Me lo tuve que currar mucho, pero muchísimo, con los caballos en el libro "Un perro en el grabado de Durero..." En serio, me parece el animal más difícil de dibujar. Empecé copiándolos de Uderzo, y llevándolos luego a mi terreno, o sea, convirtiéndolos en esqueleticos, je je!... en fin, que siempre me da muchísima pereza ponerme a dibujar caballos, el western no es para mí... ni el Quijote: hacer ese libro en cómic sería tarea de demasiados años. Tuve una oferta y la deseché amablemente, prefiero gastar mi tiempo haciendo mis tonterías.

    ResponderEliminar