18 oct. 2011

Die Tollen Hefte

En 2005 Armin Abmeier, que dirige la colección de libros ilustrados Die Tollen Hefte (Büchergilde Gutenberg) me propuso ilustrar un relato inédito de Bukowski. No es este precisamente un autor de mi devoción, así que yo hice mi contrapropuesta: un relato del autor argentino Marco Denevi que había leído años atrás y que siempre había pensado que me gustaría ilustar. Nunca se había publicado en alemán y Armin confió lo suficiente en mi para encargar una traducción del texto y así poder cerciorarse de si encajaba en su colección. Así nacía el que yo considero aún uno de mis mejores trabajos: Un perro en el grabado de Durero titulado el caballero, la muerte y el diablo, que fue el nº 27 de Die Tollen Hefte y que se coeditó con Media Vaca en 2006. 




Ahora se acaba de publicar el nº 36 de Die Tollen Hefte, que celebra el vigésimo aniversario de la colección. Para este número Armin ha preparado una selección de frases o sentencias de sus autores literarios favoritos, y ha invitado para ilustrarlas a veinte de los artistas que han pasado por la colección (Atak, Henning Wagenbreth, Anke Feuchtenberger y Blexbolex, entre otros). En esta ocasión Armin se ha tomado la revancha conmigo destinándome, sin apelación posible, una frase de Bukowski: "Los días pasan veloces como caballos salvajes sobre las colinas". 




The newest issue of Die Tollen Hefte celebrates the 20th anniversary of the collection. Armin Abmeier has gathered some sentences from his favourite writers and has asked 20 of the artists who have worked with him before to illustrate them. This is my take on Bukowski's "The days run away like wild horses over the hills".

2 comentarios:

  1. La ilustración es cuando menos curiosa, onírica hasta pesadillesca (si se me permite)mientras los caballos se recortan en el horizonte en pose de galope en manada colina abajo,dos caracoles en primer termino, parecen salir proyectados en distintas direcciones. Mientras el hombre cabila sentado en un sillón al lado de su fiel compañera la botella, tocado con un sombrero al cual se ha subido una urraca que le muestra una de las cuartillas que llueven por doquier.A su vez el reloj de pulsera con su tic tac acompasado, acompaña a un cigarrillo que se consume por momentos en su mano derecha. Mientras su cara con barba de algunos días y sus parpados hinchados denotan la fatiga y el paso de los días...

    ResponderEliminar
  2. Caramba, podrías ganarte la vida describiendo dibujos para los invidentes!

    ResponderEliminar