4 oct. 2011

Misterios al descubierto

El origen del nombre de este blog está en una broma con la que me divertí hace unos cuantos años.  En 1997 participé durante unos meses en un taller literario casero junto a un grupo de amigos en Mallorca. Nos reuníamos los domingos por la tarde, elegíamos al azar una frase cualquiera de un libro cualquiera y cada uno escribía un relato durante la semana a partir de esa frase. Pensé entonces en crear una editorial ficticia para editar algunos de esos relatos. El nombre se me ocurrió bromeando a partir de un verso de una canción de The Waterboys que decía: "Man gets tired, spirit don't" -el hombre se cansa, el espíritu no-.




Empecé por editar el presunto catálogo de la editorial, para el cual inventé casi una cincuentena de títulos -y sus correspondientes autores- entre las colecciones de ensayo, poesía y narrativa. El formato era una hoja A4 doblada en cuatro y sin cortar (lo copié descaradamente de las primitivas ediciones de Media Vaca de Vicente Ferrer). Imprimí cuarenta ejemplares en fotocopia. De ellos, treinta los envié anónimamente a treinta conocidos míos. El catálogo contenía una declaración de intenciones:




Durante unos meses siguieron a este catálogo cuatro títulos más procedentes del taller, todos bajo seudónimo. Como ese año viajé bastante fuera de España, aproveché para hacer el envío de los 30 ejemplares de cada título cada vez desde una ciudad europea distinta, con lo cual imaginaba que el desconcierto de los destinatarios sería cada vez mayor.




Luego el taller se dispersó y yo perdí interés en continuar la broma. Desde entonces nunca había revelado nada de esto a nadie hasta hoy -salvo, en un momento de debilidad, a uno de los destinatarios de los misteriosos libritos-. Un par de años después, el relato "Viaje a las estepas de Arkumania y al país de los Estrambonios" -este era mío- se publicó, convenientemente ilustrado, en el comic-book Bardín el Superrealista que autoedité en 1999.

The origins of the name of this blog are on a joke I did in 1997, creating a fictional publishing house to publish the works of a creative literature workshop in which I took part. The name came to me as a joke from a line in a song from The Waterboys: "Man gets tired, spirit don't". I published five titles in the whole, including a fictitious catalog. Each title was a xeroxed A4 leaf folded twice and with its edges uncut. I sent anonymously each of the titles to 30 friends of mine, and I did it each time from a different european town. After that, the thing was over, and I have kept silent about it until today. I published one of this short stories -one written by me- in my self-published comic-book Bardín el Superrealista, in 1999.

7 comentarios:

  1. Me suena todo muy Dadaista; yo una vez en una clase de Lengua, tuve un profe muy progre que nos hablo de todo esto y nos propuso escrituras dadaistas; recuerdo una vez recortar palabra a palabra un articulo de un periodico u otra publicacion, meterlas todas en una bolsa, agitarlas y palabra a palabra ir extrayendolas. La obra final era cuando poco inverosimil: Ahora recuerdo que una vez quedo algo asi como:
    "El corazon en el perchero del hombre television la ventana frita..." No veas que risas nos echabamos ja je ji jo ju

    ResponderEliminar
  2. Bueno, aquí no intervino el azar para nada. Estaba todo más que pensado. Había broma, pero no tontería. Uno se divierte así a veces...

    ResponderEliminar