19 jul. 2012

El Ojáncano (1)

Jesús Herrán Ceballos fue la primera persona que me habló del Ojáncano, un personaje del folklore cántabro que se me antoja una especie de cruce entre el Cíclope griego y el Boscoso u Hombre Salvaje. Me fascinó el Ojáncano, y el primero que dibujé fue en 1997, precisamente a petición de Jesús para su magnífico libro "Ojáncanos" (Ed. Anaya, 1998), que cuenta con la participación de numerosos dibujantes. Este dibujo lo hice a lápiz y gouache muy acuarelado, una técnica rara en mí.



My first drawing of the "ojáncano", a character from cantabrian mythology, from the book "Ojáncanos" (Ed. Anaya, 1998) by Jesús Herrán Ceballos.

8 comentarios:

  1. Preciosa ilustración, caballero!! Me encanta cuando afinas la línea y suavizas las gamas cromáticas.

    ResponderEliminar
  2. Si no es mucho preguntar...¿Tenías algun referente al utilizar esa técnica? Porque para no ser habitual en ti está de lujo, sobretodo la ejecución de la hierba de la parte derecha, detrás del árbol del primer término.

    ResponderEliminar
  3. Manuel, la verdad es que nunca lo había probado antes, pero había visto una exposición de ilustraciones del inmenso dibujante francés Gus Bofa -que nadie se lo pierda!!:(http://www.gusbofa.com/)- y me dio por emular las atmósferas que lograba con sus trabajos a carboncillo. Me resultó bastante dificultoso. Hice una primera versión que quedó fatal. A la segunda más o menos salió, pero resultó todo demasiado trabajoso y ya no volví a intentarlo. No recuerdo muy bien qué tipo de lápiz usé, seguramente un grafito bastante blando, y le hacía difuminados con el dedo. Primero dibujé la línea, luego di una pátina de color aguando bastante el gouache, luego sombreé con el lápiz y luego añadí toques de luz con el gouache ya más espeso. Bueno, la veerdad es que he vuelto a usar la técnica del lápiz blando o graso en bastantes dibujos de Babelia de cuando en cuando, pero ahí ya tenía la ventaja de colorear y arreglar los estropicios en el ordenador. La imagen que he puesto no es de mucha calidad, es la digitalización de una diapositiva, pero es todo lo que tengo.

    ResponderEliminar
  4. yo tengo la fortuna de poseer una parecida con caperucita roja en mi sala!

    ResponderEliminar
  5. Aunque sea de una diapositiva, esta bien para verlo, mejor que el del enlace que puse. sí, la yerba parece reseca y lo que es la espesura me hace estar de acuerdo con Manuel.
    Lo que mas me gusta de esta ilustración, aparte del paisaje sombrío(se nota que es un obscuro bosque)es como destaca la luz del farol y su resplandor esa expresión de los personajes; que ajenos a que son observados, transitan por una senda la foresta asustados.Y como el ojáncano apostado(mas bien recostado) tras un gran árbol, observa con fijeza desde una privilegiada atalaya, mimetizado con el ramaje.Mientras descuelga una mano como para tocarlos que tiene como 7 dedos y se sostiene firmemente con la otra mano de al menos 9 dedos y su barba al estilo de los ZZTop es mecida hacia un lado por el viento.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu respuesta, Maestro. Es tremendo Gus Bofa, si. De una plasticidad maravillosa.

    ResponderEliminar
  7. Qué gracia lo de la barba al estilo ZZ Top! El Ojáncano verdadero creo recordar que tiene diez dedos en cada mano. Imposibles de dibujar, claro...

    ResponderEliminar