6 nov. 2013

Altaïr #69

Tampoco tengo los datos del artículo correspondiente, pero sin duda este es el mejor de todos los dibujos que hice para Altaïr, seguramente porque, de entre todas las anécdotas de viaje divertidas que me tocó ilustrar, esta me pareció la más genial: un monje tibetano fregando los suelos del templo al ritmo de... ¡Macarena!



4 comentarios:

  1. Muy bueno y dinámico también. Buen recurso lo de la simetría y volteo de imagen para la ida y la venida del monje, así como el fondeo con una imagen, marcadamente asiática.El dibujo del centro también excepcional, ese respingo que pega elevándose sobre el mocho, mas la marcada expresión de alegría y de fondo remarcando la escena lineas de fuga a modo de resplandor, recurso mangaka donde los haya. Muy diver en conjunto . ja ja ja

    ResponderEliminar
  2. Hola, intentaré sacáros de dudas.
    El titular del artículo es "Logica abrumadora", el subtítulo reza "En el exilio tibetano de la India, lo místico no se contradice con lo terrenal" y para acabar transcribo la entradilla "Todas las previsiones del autor saltan por los aires en Dharamsala, un gran centro budista en la vertiente sur del Himalaya. Durante su estancia, va de sorpresa en sorpresa. Para clarificar el tema de la cancioncilla copio; …un monje limpiaba el pavimento de madera de una capilla budista con una mopa unida a un palo largo. El utensilio iba delante de él, que caminaba en una postura bastante flexional, casi en ángulo recto. Cuando la matraca de la archivamos canción soltaba el "¡Eh, Macarena, ah ah!", el monje daba un saltito y cambiaba la dirección de la limpieza… El autor del relato es Sergi Ramis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo, Josep, ¡menos mal que alguien mantiene los archivos en orden!

      Eliminar
  3. La ilustración una delicia y la anécdota, hilarante.

    ResponderEliminar