9 may. 2015

Trampantojo #34

Hoy, en Babelia, un gag derivado del de la semana anterior.



7 comentarios:

  1. Y además del firmamento, también quedaba libre una pincelada pura e inocente y Miró se hizo con ella, que los otros dos eran unos abusones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también esos colores primarios...

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Aunque no se apreciar el arte de Miró no por ello le quito importancia , que duda cabe.
    Al tiempo he de hacer notar que aunque parezca una idea algo cuadriculada; al ser artistas coetáneos bien pudieron ser posibles estas reuniones. Aunque me da que cada quien cogió lo que pudo del otro y de artistas que les precedieron , no en vano el arte se sigue creando y evoluciona partiendo siempre de base de lo antiguo y conocido e implicando cada vez mas y mas vueltas de tuerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recientemente se ha publicado un libro que estudia las relaciones entre Dalí y Picasso. No consta que se encontraran nunca en persona (de ahí saqué la idea para el primer gag). Dalí le escribía cartas expresando su admiración, a las que Picasso no contestaba jamás. Miró y Picasso seguramente sí se trataron

      Eliminar
  4. Jajajaja......Vaya trama estas destapando!

    ResponderEliminar