2 may. 2012

Frikiserenata (1)

Para ir abriendo boca, dos de los dibujos del concierto dibujado que hicimos el otro día en Madrid Charles Berberian y yo, a los acordes de Pascal Comelade y la Bel Canto Orquestra. 




Two of the drawings from the "drawn concert" that Charles Berberian and me did the other day in Madrid with Pascal Comelade and the Bel Canto Orquestra.

5 comentarios:

  1. Charles Berberian a mi modo de ver te ha emborronado unos dibujos que podían haber estado mucho mejor, no es que estén mal dado la rapidez que los hacíais y demás, solo poco pulcros.Aunque por ahí en la red en algún foro o vídeo he visto un saxofonista que me ha molado(borrones acuarelados inclusive)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es ilusorio esperar dibujos con factura y acabado exquisitos en este tipo de actividad: todo va muy deprisa (los temas de Comelade son bastante cortos), y al ser un dibujo conjunto a dos manos no hay más remedio que improvisar bastante y dejarse llevar por las emociones del momento. Berberian tiene muchísima más experiencia que yo en conciertos dibujados, así que hice caso de los consejos que me dio en cuanto a velocidad e improvisación. En unos temas él llevaba la voz cantante -valga el símil musical-, y en otros la llevaba yo. No hacíamos dibujos para ser publicados ni enmarcados, sino que se trataba de algo orgánico, que cambiaba y fluía según la música y el momento. Igual que la música tocada en vivo se esfuma tras sonar la última nota, quedando solo como huella sonora en la memoria del espectador, igual debería suceder con lo visual. Es una experiencia irrepetible, y por eso mismo tanto el concierto como los dibujos de Barcelona, dos días después, fueron bastante distintos a los de Madrid.

      Eliminar
    2. Tanto en Barcelona, como en Madrid los músicos repitieron repertorio?

      Eliminar
    3. El concierto de Madrid acabó durando hora y media, cuando debía durar solo una hora. ¿Qué paso? Que los dibujantes íbamos a nuestra bola y los músicos debieron esforzarse alargando los temas a la espera de que terminaramos los dibujos. Decidimos hacerlo a la inversa en Barcelona: en cuanto notábamos que el tema terminaba, soltábamos los lápices. Además Pascal decidió suprimir al menos cuatro temas en BCN y cambiar el orden de otros. Pero en BCN, al ser el concierto más corto, el público pidió bises, y hubo tres temas extra, así que, en total, el nº de temas acabó siendo casi el mismo. Pero en BCN ya estábamos más conjuntados todos, así que todo fue más engrasado. Por otro lado, Berberian iba más confiado, suelto y con ideas locas. Y yo había estado ese mismo día por la mañana en el entierro de Berenguer, así que había sido un día de emociones intensas y el concierto me funcionó de válvula de escape. Los dibujantes desbarramos bastante más que en Madrid, para lo bueno y para lo malo.

      Eliminar
  2. Curioso el humeante producto resultante, con rasgos habituales de ambos autores fusionados en una imagen que funciona como mash-up gráfico. Esperamos más imágenes de la sesión...

    ResponderEliminar